domingo, 12 de abril de 2009


La ciudad.

Se esta transformando

Y la vez afectando nuestra forma de vivir.

Acelerando el ritmo y sentimos que el tiempo pasa sin poderlo detener.

Aislándonos unos de otros.

Robándonos los valores, rompiendo nuestros ideales

Volviéndonos más egoístas, donde solos nos preocupamos por nuestras vidas.

Nos mantiene anestesiados, dejándonos ver una sola realidad.

Sembrando la paranoia, creando una realidad que por momento nos bloquea.

Al punto que no impide salir de nuestras casas.

Pero hay momentos en que el bloqueo mental desaparece y es asi ahí.

Cuando debemos buscar en nuestro interior quienes somos.

Y es ahí cuando el poeta se deja ver.
Hasta que el destino nos encuentre, viajeros del tiempo y del espacio.

3 comentarios:

  1. Es muy cierto.
    Cada vez mas aislados.
    Por miedo o bombardeo de acontecimientos feos constantes.

    Creo que por instinto tratamos de protegernos.

    ResponderEliminar
  2. El corazón no teme y se aventura a volar.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Muy hermosa esta reflexión. Gracias por ella.
    milagros

    ResponderEliminar