martes, 26 de mayo de 2009

UN EDIFICIO


Un edificio.

Lo vimos construirse.

Y en lo alto de este edificio

Hablamos sobre nuestras vidas.

Nuestros sueños y metas.

Sobre el amor.

El me escuchaba de hablar de mi niña Gabrielita.

Y así nos fuimos volviéndonos amigos.

El un músico nato, llevando en sus dedos el ritmo.

Noble, Leal y concejero.

Yo un enamorado de la vida, un poeta y malabarista de las palabras.

Sincero, valiente y voluntario para ayudar.

Ahora ambos estamos tratando de conjugar.

Nuestras Artes.
Hasta que el destino nos encuentre, viajeros del tiempo y del espacio.

3 comentarios:

  1. mi ser de paz
    ¡que tu mundo se pueble de personitas que te hacen bien!
    Gabrielita

    ResponderEliminar