martes, 11 de agosto de 2009

SEDA


Un hombre camina
Y en su camino, se cruza con un pedazo de Seda.
Ahí abandonado y solitario.
Lo toma y sigue camino hacia su casa.
Al llegar, deja reposando la bella seda sobre una silla.
Cena, cuando terminar, la toma nuevamente
Y la coloca en la mesa limpia.
Dejándose llevar, tan solo por los sentimientos.
Su mano con pincel en mano, comienza bailar.
Trazando la bella figura de una mujer.
Cansado, se acuesta y queda profundamente dormido.
Al despertarse con los primeros rayos del sol.
Se levanta camina a contemplar su pintura.
Pero no la encuentra, tan solo recibe un Hola.
Una mujer de alma de Seda, lo abraza.
Y del amor de ellos.
Un hijo del agua
Y Dos hijas del Aire.
Caminan por nuestra tierra y aprende de esta
Madre Artista
Protectora y Guía de Artistas Mendigos.
Tambien visiten mi nuevo blog.
unviajeporunaudicular.blogspot.com
Hasta que el destino nos encuentre viajeros del tiempo y del espacio.

5 comentarios:

  1. Un beso para ti y otro para la querida Seda, poetas de sangre y alma que inspiran

    Besos

    ResponderEliminar
  2. fue como un baile este escrito...muy lentito como un bossa...me gustó
    saludos y voy a dar una vuelta a tu otro blog!
    saludos...

    ResponderEliminar
  3. Ahora si que lloré...

    gracias, Ivan, eres un ser maravilloso, con un corazón hermoso.
    La verdad que no creo que sea casualidad nuestro encuentro.Y es una punta del ovillo mágico de una larga amistad.
    y,ahora... ¿quién es el ángel?

    te dejo un beso :)

    ResponderEliminar
  4. Hermosa historia, gracias por compartirla :)

    ResponderEliminar
  5. Excelente relato..gracias por compartir

    cálido abrazo

    ResponderEliminar