lunes, 28 de septiembre de 2009

CONDUCTORES, COMO ANGELES QUE MARCAN EL CAMINO A NUESTRO DESTINO



El cadete administrativo es quien lleva y trae documentación valiosa de la empresa al cliente y del cliente a la empresa.
Vaga por las calles, abarcando todo los puntos cardinales y para ello hace uso del medio de transporte público. Viajeros en nuestra propia ciudad, con una mochila cargada de valiosos papeles.
Las piernas estaban a punto de renunciar, ya no podían sostenerlo... esperó que llegara el colectivo de línea 107 para llegar al penúltimo destino.
Ascendió e indicó al conductor el destino, respondió con tan buena predisposición que el cadete se liberó a contarle que estaba trabajando, que tenía que ir al destino anteriormente indicado y luego hacia otro destino. Estaba llegando a la parada cuando se despidió amablemente, ahí en ese momento el conductor le hizo señas para que se acercara.
Entonces volvió hasta donde estaba el conducto, cuando el buen hombre le explico que al bajar, debía bordear el andén de la estación hasta el primer paso a nivel y tomar una calle que lo llevaría hasta el penúltimo cliente para después volver a esa misma calle y subirse a otro
colectivo que el mismo conductor le indico para llegar al fin, al último cliente.
Se bajó.
Pensó.
" aún sigue habiendo buena gente, conductores que son ángeles y que de alguna forma nos marcan el camino para llegar a nuestros destinos"
Vean mi otro blog.
Hasta que el destino nos encuentre, viajeros del tiempo y del espacio.

11 comentarios:

  1. Sí... todavía queda buena gente!! Por eso no hemos dejado de creer en la humanidad.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. por suerte existe gente así, cuesta encontralos pero están

    beso

    ResponderEliminar
  3. Todavia queda buena gente por el mundo.. menos mal... pero cuesta tanto de encontrar...

    Un saludo desde mi pais magico.
    Feliz semana.

    ResponderEliminar
  4. Hay gente y gente... de los buenos y de los malos... pero antes de quejarnos de la gente mala, hay que valorar a los que son buenos... un abrazo Iván!

    ResponderEliminar
  5. Por supuesto que hay buenas personas que tye ayudan sin ningún tipo de interés egoísta, por solidaridad

    Besitos mi niño!

    ResponderEliminar
  6. Corazónes de oro abundan, solo son difíciles de encontrar, a veces se esconden por timidez, otras veces sencillamente no sabemos mirar...

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. En el mundo que vivimos cada vez la gente es más individualista, pero si logras llegar a su corazoncito se transforman y vuelven a recordar que somos todos personas que debemos ayudarnos unos a otros.

    un abrazo

    Pao

    ResponderEliminar
  8. Mi querido amigo, quiero transcender tú post un poco más haya, siempre hay alguién en cualquiera de los momentos de nuestra vida que nos muestra el camino, a veces sin pedirlo, y hay humanos con alma de ángeles que desinterezadamente te llevan muchas veces de la mano cuando sienten que estamos péridos. Ya te dije antes que descubri que hay más gente buena que mala, lo que pasa que la buena no hace ruido
    Un beso de angel amigo

    ResponderEliminar
  9. Pues aquí los conductores tienen muy mala leche. Más que ángeles, son demonios de la carretera.

    ResponderEliminar
  10. Claro que si que existen buenas gentes.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Pues sí, aún queda buena gente. Gente amable, tolerante, paciente y respetuosa. Es por ello que sigo creyendo en las personas y en los nobles corazones. Llámame ilusa, pero me gusta pensar que todo el mundo es bueno....al menos hasta que se demuestre lo contrario.
    buena entrada, querido amigo.
    Mil besitos!!!

    ResponderEliminar