domingo, 13 de diciembre de 2009

INOCENCIA



Ser inocentes
Mirar con ojos de niños
Y deslumbrarnos, como si fuera la primera vez.
Tocar para aprender las texturas.
Oler, para sentir las fragancias aun no descubiertas.
De gustar, cosas insólitas, como una amiga que en los boliches
rasqueteaba las paredes para probar el gusto del cemento.
En fin, re-descubramos el mundo
Y darle un nuevo significado.
Para aun siendo grandes.

Una tarde, tocar el timbre del alguien y correr.
Como caballos libres
Hasta que el destino nos encuentre, viajeros del tiempo y del espacio.

5 comentarios:

  1. La simplicidad de ser niños de corazón otra vez...

    Bellas letras, inocentes y dulces.

    Un besote

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la pureza del niño...tu poema también.

    Gracias por compartir.

    Cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Debo confezar que aún guardo un poco de eso, pero el tiempo va agrietando las edificaciones.

    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  4. quizas podamos todos por un momento volver a sentir la inocencia de la niñez, quizas podamos reir hasta sentir dolor en la panza, quizas podamos correr y correr sin saber hasta donde vamos a llegar, quizas podamos vivir sin sentir la presion de darnos cuenta que esa niñez se nos esta yendo de las manos... no dejemos que se vaya, recordemos de vez en cuando...

    ResponderEliminar
  5. Es importante no perder el niño que todos llevamos dentro, y dejarlo salir a menudo, que experimente, que siga aprendiendo, que nos devuelva la ilusión...

    Un beso de nieve.

    ResponderEliminar