domingo, 6 de diciembre de 2009

LA POBRE SILVIA



Todas las mañanas un guardia pasaba por cada una de las habitaciones, entregándole a cada una de las residentes un Naipe.
Alocadas buscaban quien había sido la ganadora este día, quien de todas ellas tendría el As de diamantes (ya que esta era la única llave a al exterior por un cuarto de tiempo).
Y así fue como la dulce e inocente, Silvia tuvo sus 15 minutos para jugar con sus globos a ser niña otra vez.
Esa niña que al poco tiempo de cumplir los 10, enloqueció, dejándose absorber por malos pensamientos.

Mientras todo el pueblo se preguntaba
Que le habrá pasado? Porque ya no come, ni habla
Ahora ella juega con sus globos color rojo carmesí, tratando de completar esa infancia que nunca pudo tener.
Hasta que el destino nos encuentre, viajeros del tiempo y del espacio.

5 comentarios:

  1. Un relato conmovedor, pobre niña de inocencia robada.

    Un abrazo y feliz comienzo de semana!!

    ResponderEliminar
  2. Un maltrato infantil me viene a la memoria.
    ¿Relato cierto? ....Posiblemente existen muchos más y mayores.

    Cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Cuanta tristeza debe albergar el corazon de la pobre Silvia.
    Si nos roban la infancia ¿que nos queda?
    Que duro relato. Es realmente bueno.
    Mil besitos!!!

    ResponderEliminar
  4. Tu relato es fuerte, pero creo que muy real.

    Muy bien logrado.

    Felicitaciones

    Pasa por mi blog, hay algo para ti.

    Un abrazo

    Gaspar

    ResponderEliminar
  5. Infancia robada... qué triste... sea por la causa que sea. Todos tenemos derecho a ser niños al menos una vez en la vida.

    Un beso desde la ciudad del viento.

    ResponderEliminar