miércoles, 6 de enero de 2010

EN UN ABRIR Y CERRAR DE OJOS


Del cielo agua de esperanza

Cae sobre su boca
Que al rozarla se vuelven palabras
Como flechas directas a su corazón
Volviéndolo loco
Pero de un segundo a otro.
Puede variar.
Y ahí el agua se convierte en veneno.
Que lo marchita
Como un fuerte sol
Junto a la sequia de esperanza.
Hasta que el destino nos encuentre, viajeros del tiempo y del espacio.

10 comentarios:

  1. flechas directas al corazón
    tus poemas.
    Hasta que el destino nos encuentre.

    Gracias por compartir.

    Cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Lo que en un momento nos parece esperanza a veces sin aviso y sin protesto se convierte en nuestro peor momento, pero recordermos que a la inversa es igual...
    Todo es cambio y a veces subjetivo
    Un abrazo Fibirdded te sigo

    ResponderEliminar
  3. Bipolar!!
    ¡Cómo me gusta leerte!!!
    Un beso
    Adriana

    ResponderEliminar
  4. Así es la vida amigo, un dulce momento se nos puede volver agrios. Lo importante es saber como ir dando nuestros pasos, procurando que nuestra historia acumule sabores interesantes, más indeseables, aunque eso sea inevitable.

    Un fuerte abrazo. Hasta un próximo encuentro.

    ResponderEliminar

  5. En cualquier relación siempre puede haber aguas turbias. Lo importante es saber si realmente son siempre turbias o solo ha sido un momento efímero que por circunstancias de lo vivido se han vuelto asi por un segundo.
    Valora siempre lo buelo. Que esa fuente que nos llena de amor y los limpia el alma sea siempre clara y pura.

    Un besito muy dulce

    ResponderEliminar
  6. Que bonito... desgraciadamente así es la vida. Las cosas no son lo que aparentan.

    Un abrazo =)

    ResponderEliminar
  7. Empezé a valorar más el agua desde que pude disfrutar de la Expo 2008 celebrada en mi ciudad en 2008.
    Ahora, con tu reflexión, aún más.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. esa sequia cmo bien dices deja algo de esperanza amigo!!1 me encanto como siempre!

    ResponderEliminar
  9. Y de repente, el azucar fue sal. Y el aceite, vinagre. Y yo no pude hacer nada por evitarlo
    Maravillosa entrada.
    Mil besitos!!!

    ResponderEliminar