miércoles, 13 de enero de 2010

HISTORIAS


Palabras que conmueven

Que llegan a mi corazón
Y lo aprietan fuertemente
Llevando a que por mis ojos.
Lagrimas, como cristales de hielo
Rueden por mi rostro.
Dándome cuenta.
Que por mi corre sangre.
Queda calidez a mi alma.
Volviéndola sensible.
Tanto a historias ajenas como propias.
y guardándolas en esa mochila
Que al correr el tiempo
Se va cargando.
Volviéndose mas pesada.
Hasta que el destino nos encuentre, viajeros del tiempo y del espacio.

11 comentarios:

  1. Tienes razòn,yo escribo no solo para mi,sino para aquellos que como yo necesitan un escape de sus trabajos y sus rutinas diarias,cada uno con sus historias de vida cada uno plasmando sus fantasias y sus deseos,otros leyendo y escuchando porque comprenden y aceptan...Es bueno,es un dar y recibir...Besos "Mujer rebelde".

    ResponderEliminar
  2. Me solidarizo con vuestro tema, pues expresa ese agradecimiento a la vida y sus historias, dodne nosotros somos los protagonistas, todos a nuestra manera, un cordial saludo, Roger

    ResponderEliminar
  3. Siempre será necesario soltar algunas piedritas para hacer soportable el peso. Te aseguro, que las historias tanto nuestras como ajenas, dejan un florecer a nuestros arboles del sentir.

    Desde Venezuela dejo un abrazo colgado hasta que lo tomes. Shalom Lejá.

    ResponderEliminar
  4. Palabras duras, situaciones críticas, momentos cruelmente vividos, experiencias felices, pasiones ocultas dignas de gozar....todo ello y más guardado en tu mochila, en la mochila de todos nosotros. Un bagaje duro de llevar...
    Me encantaron tus palabras, como siempre.
    Besos, amigo.

    ResponderEliminar
  5. Hay que ir soltando lastre para soportar la carga. Mi lastre lo suelto escribiendo, y me alivia, de verdad que me alivia. El peso se hace más llevadero cuando lo compartimos.
    Mil besitos!!!

    ResponderEliminar
  6. A veces,lo importante es saber cuando lo que cargamos se transforma en ese lastre que debemos despedir...

    BESITOP

    ResponderEliminar
  7. En el camino de la vida, necesitamos esa mochila donde vamos guardando todos los sentimientos que nos regala nuestro caminar.

    ¡Pero que pesada se hace verdad!

    Hay que abrirla y con cuidado ir dejando ese lastre, duele desacerse de el pero ... no queda mas remedio , la cuesta a veces tiene demasiada inclinación para llevarse todo lo que nos gustaria.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  8. Vamos soltando piedras poco a poco.

    ResponderEliminar
  9. Y siempre nos alcanza, porque del destino como determinacion del tiempo, no se fuga ningun alma.
    Un Abrazo

    ResponderEliminar
  10. Todos tenemos esa mochila a cuestas. Y considero lógico que se haga cada vez más pesada, porque significa que vamos cargando experiencia, el secreto está (como toda mochila de viaje) en saber qué cosas cargar y qué cosas dejar en el camino.
    Y hablando de mochilas esta noche salgo para Miramar jeje, pero voy a tratar de estar en contacto.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Día a día vamos llenando la mochila, quizás no de todas las historias que quisiéramos pero si de las que oimos, nos cuentan, no contamos nosotros mismos... Es bonito recopilarlas por un tiempo, pero puede que pasado mas tiempo la mochila pese demasiado y tengamos que seleccionar cuales sacamos y cuales dejamos dentro.

    Un besito =)

    ResponderEliminar