martes, 8 de junio de 2010

AUNQUE DUELA


Aunque duela

Tiene que hacerlo
Poner la mente en blanco, olvidarse del dolor.
De esa forma, caminar por el fuego.
Sintiendo el calor
Y las almas de los ancestros aborígenes.
Atravesar la piel

Hasta que el destino nos encuentre, viajeros del tiempo y del espacio.

6 comentarios:

  1. Hay tantas cosas que hacemos y son tan parecidas a esto que mencionás!...
    Nada es casual...Ni haber nacido donde nacimos, ni descender de quienes fueron nuestros ancestros...
    Un beso
    Adriana

    ResponderEliminar
  2. Olvidarse del dolor cuando más duele, es la única manera de atravezarlo!!! Es muy buena la referencia ancestral que hacés... y es hermosa la imágen...

    ResponderEliminar
  3. A mi me duele más recordar que olvidar, pero creo que para olvidar hace falta recordar lo que quieres olvidar.
    Un beso violeta,
    Maribel

    ResponderEliminar
  4. Alguien me enseño que la mejor forma de que el dolor pase es expandiendolo. Si lo concentras en un punto, te duele ese lugar concreto, y el dolor se hace insoportable.
    Si te concentras en el punto que te duele, y empiezas a expandir el dolor en cículos, cada vez mas extensos; el dolor se va repartiendo por toda esa area y se va haciendo menos intenso, hasta que al final, apenas se nota.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. A mí me duele más olvidar que recordar, lo contrario de Maribel...Recordar puede doler pero desde el corazón...es gozar...Un beso Mari Carmen

    ResponderEliminar
  6. Todo un aprendizaje, aunque sea pequeños instantes en poner la mente en blanco.Y un aprendizaje también que el recordar o el olvidar,según sintamos y vayamos pudiendo,no nos duela...tanto.

    besos.

    ResponderEliminar