domingo, 4 de julio de 2010

CAMINANDO POR UN MAIZAL


La sembradora pasa por la tierra árida. Hombres y mujeres bajo el radiante sol cosechan lo sembrado. Esto viaja en camiones hasta la gran ciudad y desde allí camina hasta las alacenas donde en el momento necesario, una mano toma una abundante cantidad de granos y con ayuda del fuego que prometeo descubrió, una fiesta de sonidos, como si fueran fuegos artificiales en navidad, se presenta para que finalmente al tomar un puñado de este fruto que juega con nuestro paladar nos sentimos caminando por un maizal dorado, escuchando la paz que muchas veces necesitan nuestros amigos y que con delicadeza tratamos de darles.

Hasta que el destino nos encuentre, viajeros del tiempo y del espacio.

3 comentarios:

  1. Las palomitas de maiz que ricas están cuando te las tomas calentitas viendo una películla, por ejemplo, o simplemente charlando con un amigo. Muchas veces no nos damos cuenta que lo que para nosotros es tan facil como coger un paquete de palomitas del supermercado lleva mucho detrás, y a mucha gente.

    Un besito de esnueño =)

    ResponderEliminar
  2. Es increíble como sacas cosas bellas de todo...lo más insignificante se torna poesía cuando entra en tu corazón...Un beso. Mari Carmen.

    ResponderEliminar
  3. Frutos que juegan en tus palabras y explotan deliciosas y saladas como un beso en quien te lee.

    Besiño ;)

    ResponderEliminar