domingo, 1 de agosto de 2010

LIBRERIA


Sube las escalinatas, atraviesa la gran puerta, saluda a señora del hall central y una vez en el laberinto de grandes estanterías camina viendo y marcando con el dedo cada uno de los volúmenes hasta que uno le despierta la curiosidad, lo toma como un niño dormido, lo abre y comienza a leer, nadando hacia la profundidad de su alma, donde los las ideas o sentimientos se vuelven palabras.

Hasta que el destino nos encuentre, viajeros del tiempo y del espacio.

5 comentarios:

  1. EL PARAISO A LOS PIES DE UNA GRAN BIBLIOTECA DECIA BORGES, Y YO AGREGARIA O PERDIDOS EN UNA LIBRERIA INFINITA... DONDE SIEMPRE EL LIBRO INDICADO NOS LLAMARA SI NOS PERMITIMOS OIRLO.

    ResponderEliminar
  2. Y qué bien huelen los libros...!
    Un besito

    ResponderEliminar
  3. Hay tantas cosas que aprender..y tanto que saborear que al final "un buen libro" es el mejor compañero del alma....Un beso. Mari Carmen.

    ResponderEliminar
  4. Que placentero es instalarse en una librerìa y dejarse arrastrar por ese aroma riquìsimo que despiden los libros!!!!

    BESUCHIS CULTIVADOS

    ResponderEliminar
  5. Qué decirte, para mi una librería es como una barra libre para un alcohólico.

    Besucos.

    ResponderEliminar