martes, 28 de septiembre de 2010

EL COMIENZO


Era un soleado día de primavera ( se notaba que eran los primeros días, ya que los primeros retoños comenzaban a florecer y estos a abrirse, los árboles comenzaban a desarrollar su frondoso follaje y a tomar color, las abajas revoloteaban como locas por todos lados y los pájaros fervorosos no paraban de cantar, por el calorcito que comenzaba a sentirse) cuando el sol mas o menos estaba en la ubicación del mediodía, la señora Covenant mientras realizaba el almuerzo a lo lejos comenzó a escuchar un leve trotar de caballo, el que supuso que provenía del camino principal del pueblo Dublith y se dirigía hasta su puerta ( los Covenant eran uno de los habitantes más antiguos del pueblo, alrededor de unos 40 años, que generación tras generación venia poblando el lugar) a medida que el tiempo avanzaba, el trotar, paso a ser un pequeño galope firme y persistente.

Hasta que de pronto ahí en la entrada un caballo blanco de pelo lacio, fino y brillante, como la luz lunar y sobre el una bella mujer (de estatura media, de un pelo lacio, largo y rubio, unos ojos color miel y una esbelta figura) que no aparentaba a tener mas de 20 años.
Acto seguido, descendió del caballo, tomo las riendas y lo ato a la cerca para que este no se fuera muy lejos, una vez terminado, a pasos firme camino por el sendero de piedritas hasta la entrada principal y con dos leves toquecitos llamo, pasaron un par de minutos, hasta que del otro lado se escucho unos suaves pasos y el rechinar de la puerta de madera abriéndose, cuando un mujer de unos 50 años dijo

-Señorita, que se le ofrece?
-He, nada, solo vi…ne dijo la joven mujer tartamudeando
-Vino, ha? Prosiguió la mujer
-Saludarla dijo la joven mujer avergonzada
-A saludarme? a mí? pregunto la mujer desorientada
-Si, a usted, si mira fijamente a mis ojos, entenderá de lo que hablo dijo ya la joven mujer, con un poco de confianza

dicho eso, la mujer comenzó (entre asustada y desorientada por lo que había dicho la joven mujer ) a buscar en los ojos, hasta que en un momento dado con cara de asombro dijo:

-En en alguna ocasión he visto esos ojos, ojos que me recuerdan a alguien, pero no se bien a quien, ni cuando, ni donde
-Busque, sabe que esta ahí, pero no lo puede ver nítidamente dijo la joven mujer
-Discúlpeme señorita pero mi mente atormentada por los años no los recuerdan, habrá pasado mucho tiempo dijo afligida la mujer
-Puede ser dijo la joven mujer, apenada y desanimada

Sin saber que hacer, para que la mujer pueda recordar, la joven mujer siguió otorgándole pistas, hasta que la mujer de un momento a otro comenzó a farfullar algunas palabras

-Esos ojos no los recuerdo, pero esa dulce voz, me recuerda al olor a fresas del pelo de mi hermana, OH mi hermana, ese cuanto tiempo no la veo, solo la recuerdo bailar entre los trigales, en el campo de mis padres
-Mire que lindas anécdotas, me cuenta dijo la joven mujer, mientras sus ojos se humedecían a causa de unas pequeñas lagrimas que poco a poco comenzaban a salir.
Continuara.....
Hasta que el destino nos encuentre, viajeros del tiempo y del espacio.

2 comentarios:

  1. Muy interesante,me gusta Forbidden.
    La vida nos trae nuevas oportunidades,nos trae sueños y anhelos...esperamos la continuación.
    Te dejo mi felicitación y mi abrazo inmenso.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  2. Bueno... comienza como una linda historia y con algún dejo de misterio... Te seguiré.

    mariarosa

    ResponderEliminar