martes, 21 de septiembre de 2010

EN EL CESPED


Tirada sobre el césped pensaba cuando su mente materializo ese pensamiento en un hormigueo en la punta de los pies que encontrando el camino llego hasta las piernas y tomando independencia del cuerpo, empezaron a moverse.

Salió a la calle y empezó a caminar donde el caer la noche sus ojos como faros lunares dibujaron una silueta al estilar sus brazos y tocarlas se vio envuelta.
Hasta que el destino nos encuentre, viajeros del tiempo y del espacio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario