viernes, 17 de septiembre de 2010

GRITOS TRANSPORTADORES


Estaba sentado en la cocina retomando una lectura abandonada cuando el frio del exterior atravesó el vidrio y entro en la casa, al principio fue soportable pero al poco minutos lo sintió entrar por la botamanga de su pantalón, ascender y en volver su cuerpo en un manto gélido.
Así que se levanto y puso a hacer café, la cafetera sonó como la locomotora de un viejo tren a vapor cuando este la saco del fuego y la tomo para servirse, lo estaba haciendo cuando sus ojos se cerraron, permaneció así suspendido en el tiempo mientras la taza se siguió llenando de café al punto que en empezó a desbordar, cayó en la mesada y formando un camino lo hizo también al suelo.
Dos vueltas completas dio la aguja del minutero cuando se escucho un fuerte grito, que lo volvió a este a la realidad, al ver todo lo que había pasado, fue hasta lavadero y tomo un trapo, arrodillado estaba por ponerlo en suelo para limpiar cuando el café dibujo el rostro de una mujer y esta grito.
-Es el mismo grito que me despertó pensó el, momento en que se levanto, fue corriendo hasta el cuarto de herramientas, tomo un pico y una pala.
De vuelta en la cocina pico un poco la cerámica y comenzó a cavar donde en cada palada su respiración se agitaba y los latidos se aceleraban.

Estaba sintiendo el cansancio en sus brazos cuando sintió el metal de la pala chocar con algo duro, tiro la pala a su costado y usando las manos termino de cavar, encontrándose con un cráneo y al tomarlo miles de imágenes se dispararon volviendo el tiempo atrás, donde se veía una habitación de paredes acolchonadas y atravez de la pequeña ventana se veía hombres de bastones negros caminando un largo pasillo.
Hasta que el destino nos encuentre, viajeros del tiempo y del espacio

2 comentarios: