lunes, 13 de septiembre de 2010

LA BAILARINA QUE NO BAILO MAS


Simulando de ser una mariposa que vuela libre, sin miedo a nada, ella bailaba sin parar desde que era una niña, pero tanto esfuerzo la había llevado a ser una de las bailarinas de ballet más importantes.
Por su gracia y técnica indiscutible a la hora de hacer cada movimiento, ella hacia vivir a los personajes, pero a la salida de un espectáculo camino a su casa (en un auto privado) a ella su corazón le fallo, así como la mariposas al perder el polvo de sus alas mueren, ella también.
Dejando en esta tierra a su dulce madre (de esas que le entregan su corazón), un hermano autista y un futuro marido (ansioso y anhelando el momento de decir Si, acepto)
Y aunque nada volvió a ser como antes, el los siguió visitando, ya que les hacia bien seguirse viendo, mas cuando salían al jardín en verano y veían a decenas de mariposas volar.
Hasta que el destino nos encuentre, viajeros del tiempo y del espacio.

1 comentario:

  1. Dura realidad la que nos rodea, donde las mariposas pierden el polvo de sus alas, y no vuelven a volar jamás. Tal vez ella siga su danza en el jardín de la eternidad, pero triste soledad en la que dejo sumidos a quienes la perdieron.
    Dulces besitos desde el alma.

    ResponderEliminar