miércoles, 29 de septiembre de 2010

LIZBETH


-Por que lloras? Le pregunto la mujer
-Lloro de felicidad, por tu hermana, por mi madre dijo la joven mujer
-Por tu madre? Pregunto la mujer, un tanto desorientada
-Sí, mi madre

Sin mas que escuchar, la mujer comenzó a buscar cada vez mas profundo en el rostro, hurgando en cada uno de los rasgos de la joven dama, hasta que si por fin dijo

-Eres tu joven Lizbeth?
-Si, tía soy yo
-Dios, cuando tiempo ha pasado, ya no recuerdo la última vez que estuviste acá y jugaban con tus primos a treparse en los árboles, deambular por ahí, cabalgar o hacer infinidades de cosas dijo la mujer, mientras le aprovisionaba un cálido abrazo a su sobrina
-Si es verdad, como están los chicos? Dijo Lizbeth, mientras también le aprovisionaba un cálido abrazo a su tía
-Bien han crecido bastante desde que tú y tú madre se fueron de aquí dijo la mujer, con un deje de felicidad
-Me imagino, si yo he crecido, ellos mucho más, además se han vuelto muy famosos en las tierras del oeste.
-Si pequeña, pero ahora no hablemos de ellos, hablemos de vos, pero antes que nada déjame preguntarte como esta tu madre?
-Mi madre, esta bien, tranquila en su casa junto a un grupo de mujeres, tejiendo y cociendo uniformes para cada uno de los súbdito del rey dijo Lizbeth, entre triste por la esclavitud que estaba sobrellevando su madre y alegre por que la veía feliz
-Bueno deberás entender que es el destino que ella eligió o que cree que es mejor, ahora cuéntame de ti
-Yo, como tu sabes desde chica me han gustado los animales dijo Lizbeth, con una luz especial en su rostro
-Como no lo voy a saber, vivías cuidando animalitos de samparados dijo la mujer, recordando aquellos años de felicidad
-Bueno, estoy de asistenta de un Veterinario, que se encarga de curar y cuidar a los animales del rey y de su legión de guardias, especialmente caballos dijo Lizbeth, con cara de disgusto
-Pero pequeña que es esa cara? no te gusta trabajar en esto que añoras desde niña? pregunto la mujer
-Me encanta lo que hago, pero me incomoda para quien respondió Lizbeth
-Entiendo pequeña, pero así como te dije que tu madre a seguido su camino, con el tiempo tu encontraras el tuyo, yo solo en este momento te puedo decir, como les he dicho a tus primos que HAGAN EL BIEN, SIN FIJARSE A QUIEN dijo la mujer suavemente, pero imponiendo un cierto respeto
-Lo tendré en cuenta, ya que son sabias palabras las que brotan de tu boca en estas horas donde la tiranía gobierna dijo Lizbeth, crudamente
-Ya veras el sol nacer, cuando un rey noble surga, reclame y tome lo que le corresponde.
-Esperemos tía, día tras día en las noches veo hacia el cielo estrellado añorando en que ese momento llegue.
-Del amor, un nuevo comienzo florecerá dijo la mujer, ocultando algo en sus ojos
-Que las estrellas te escuchen tía, pero de que amor me hablas? Dijo y pregunto Lizbeth
-Uno, quieres un plato de guisado, ya que debes de estar hambrienta? Dijo y pregunto la mujer para desviar la conversación.
Continuara.....
Hasta que el destino nos encuentre, viajeros del tiempo y del espacio.

2 comentarios:

  1. Es agradable leer un relato tuyo, me gusta tanto como tus poesías.
    Un beso violeta,
    Maribel

    ResponderEliminar
  2. Bien,vamos poco a poco descubriendo la trama...
    Mi felicitación y mi abrazo Forbidden.
    M.Jesús

    ResponderEliminar