lunes, 25 de octubre de 2010

CANTANDO BAJO LA LLUVIA


Por trabajo había estado durante 2 años fuera del país, cuando una tarde de frio estival en las tierras del norte llamo a su madre para decirle que en dos días volvía al país.

Los días pasaron y como era de esperar ni bien puso sus pies en tierra natal su madre lo recibió con un muy fuerte abrazo, subieron al auto y como era domingo fueron a la casa de sus abuelos ya que ese día toda la familia se reunía allí, así que al llegar tuvo que saludar a primos, tíos, sobrinos, hermanas, entre otros.

Almorzaron entre anécdotas y un fuerte cuestionario impartido por las mujeres, cuando al levantarse su abuela para ir a lavar los platos, el se levanto fue a hacerle compañía, fueron hablaron de un poco de todo hasta que se abrió el camino necesario para preguntarle sobre Agustina a lo que su abuela le respondió que hacía 2 años que se había mudado del barrio.

Al ver la cara de este, su abuela dejo lo que estaba haciendo, lo tomo de la mano, lo llevo hasta una habitación, de un armario ubicado allí tomo una caja y se la dio, cuando al abrirla se encontró con centenas de fotos.

Y buscando se encontró con una de ella, de Agustina la niña que le gustaba caminar bajo la lluvia que explicaba que su madre la había inspirado, apartar del día que le hizo ver la película CANTANDO BAJO LA LLUVIA
Hasta que el destino nos encuentre, viajeros del tiempo y del espacio.

2 comentarios:

  1. Las fotos no son sino recuerdos enlatados.
    Recuerdos de momentos pasados, compartidos, reidos y llorados.
    Añoro los tiempos en que las fotos se revelaban y se guardaban en álbunes....
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  2. Lindo relato, interesante. Deja historias entre las letras para pensar...

    ResponderEliminar