martes, 19 de octubre de 2010

ESPANTAPAJAROS


El viento gélido de la noche soplaba fuertemente, cuando se escucho dos golpes fuertes sobre la puerta.
-Quién es? Pregunto la mujer que estaba dentro de la casa.
-Señorita Meridian soy un amigo de su padre, discúlpeme se es muy tarde pero necesito hablar con usted dijo un hombre de voz gruesa.
-Lamento decirle que no me interesa saber nada de mi padre dijo con firmeza la joven Meridian.
-Lo sé, su padre me conto todo lo sucedió entre ustedes, pero créame no me recorrí cuatro kilómetros caballos para contarle un mas de las hazañas de su padre, sino para algo importante dijo el hombre apelando a su más profunda sinceridad.
-Y que tan importante puede ser lo mi padre que me tenga decir luego de 10 años de no verlo dijo la joven Meridian manteniendo su postura.
-Que necesita verla en las pocas horas de vida que le queda dijo el hombre, momento en que se sintió abrir el cerrojo de la puerta, la joven Meridian salió y miro a los ojos al hombre descubriendo sinceridad en ellos, así que sin emitir palabra tomando la mano tendida por este subió al caballo con el que el hombre había llegado hasta ahí.
Cabalgaron abriéndose camino en la espesura de la noche durante unas cuatros horas, al divisar la casa a los pocos metros el hombre espolio las riendas para que el caballo aumente la intensidad de sus paso, cuando al llegar finalmente la joven Meridian muy ágilmente y corrió al interior de la casa, encontrándose con su padre moribundo en la cama.
-Padre acá estoy dijo con voz quebrada en la que se notaba el perdón de esta.
-Meridian dijo el viejo al reconocer su voz, la miro a los ojos y murió cumpliendo su ultimo sueño, la joven Meridian al darse cuenta quebró en llanto y cayó de rodillas, el hombre dejo que pasaran unos minutos cuando una vez que esta estuvo más tranquila fue hasta ella la levanto, la acompaño hasta la cocina para que se sentara y le entro una carta, la tuvo por unos minutos en manos temblorosas cuando finalmente la abrió y empezó a leer.
Querida Meridian: Se que como padre no fui el mejor, abandone a ti y a tu madre cuando no debía y la única explicación que encuentro es que no supe cómo afrontar la responsabilidad, por eso en esta noche aunque te parezca una locura y perverso de mi parte necesito que vayas hasta el galpón que hay atrás y vasees todo la gasolina del tractor en un bideon, con que rociaras toda la casa y la quemaras conmigo dentro.
Repito sé que es una locura, pero necesito que lo hagas para poder cumplir todo mis pecados.
Te quiere mucho Papa
Al terminar de leer la carta Meridian se dijo así mismo –Estas loco pero sin poderse rehusar a la voluntad de su padre, así que hizo todo lo que la carta decía donde una vez todo preparado dejo caer un fosforo encendido, ascendió nuevamente al caballo junto al hombre y sin mirar atrás al galope se retiraron del lugar.
La casa ardió toda la noche hasta que se volvió cenizas por completo, pero lo que el viejo no dijo en la carta fue que tres días después un fuerte viento del sur vendrías y trasladaría las cenizas del hasta los pies del espantapájaros que firmemente cuidaba la huerta de ella y que en la cercana primavera se fusionaría con él para protegerla de toda criatura que acecharas por esos confines.
Hasta que el destino nos encuentre, viajeros del tiempo y del espacio.

2 comentarios:

  1. Excelente! Realmente muy original!

    ResponderEliminar
  2. Muchas veces no entendemos las razones, o simplemente, muchas veces no comprendemos las circunstancias. Espero que esos vientos hayan llegado hasta su destino planeado.

    Saludos desde Villa del Rosario de Venezuela.

    ResponderEliminar