domingo, 24 de octubre de 2010

JUNTOS



El manto nocturno había caído y la luna salido a jugar, cuando ellos salieron a tomar un poco aire cada uno en su balcón, miraron las estrellas y se preguntaron en alguna habría alguien mirándolos pero no logrando satisfacer su necesidad bajaron hasta la calle y comenzaron a caminar sin saber pero a cada paso la distancia se fue acortando hasta que en una esquina se desvaneció.
Se miraron, no se dijeron nada, tan solo se tomaron de la mano y juntos caminaron, la mañana tranquila se despertó, el mar estaba quieto como un bebe recién dormido.

Pero pasado un tiempo, sin aviso previo el viento como siempre sin dejarse ver apareció, movió agua y tierra hasta que se formaron dos remolinos de arenas como hermanos, surcaron las aguas del inmenso océano y allí se perdieron hacia otro tiempo donde contar los segundos juntos.
Hasta que el destino nos encuentre, viajeros del tiempo y del espacio

No hay comentarios:

Publicar un comentario