martes, 5 de octubre de 2010

LA BUSQUEDA


Lo primero que pensó, fue que cabía la posibilidad que el que haya hecho esas rasguños, no podría haber ido muy lejos mas si estaba herido, pero el saber que estaba herido a Lizbeth la ponía mal, por el hecho de que siempre dijo que EL SUFRIMIENTO DE SERES TAN INDEFENSOS COMO LOS ANIMALES, ERAN EL SUFRIMIENTO DE SU PROPIA ALMA, asi que como primera medida debia encontrar las huellas que la guiarian hasta la criatura, para eso tuvo que rodear las inmediaciones de la casa, por el hecho de que en el camino de piedritas seria raro encontrar alguna, así que como si fuera un explorador ( persona que busca huellas, trampas, etc en las guerras) comenzó a buscar, había pasado toda la mañana, la señora Covenant la había llamado para almorzar, que durante el almuerzo seguía pensando en donde buscar, mas o menos cuando el poco sol que había se encontraba en la posición de las 4 de la tarde, Lizbeth encontró una pequeña, de una leve profundidad, lo que hizo suponer a Lizbeth que era de una criatura menor a 2 años, asi que siguiendo las huellas, que por momentos se perdían, pero no muy lejos tampoco, asi fue llegando hasta un sector donde la maleza se encontraba aplastada, dándo la sensación a Lizbeth de que ahí, algún pequeño animal se había echado, pero seguía sin encontrarlo, ya fatigada, siguió buscando, pensativa se detuvo y miro hacia el sur, donde a lo lejos pudo divisar un sombra roja bajo un arbusto.Creyendo que lo había encontrado corrió hacia el lugar y ahí estaba, el pequeño zorro que se había quedado cuidando el cubil en su sueño y ahí fue cuando una oleada de tranquilidad se abalanzo contra ella dándole paz-Como hare para llevarlo hasta la casa? Se pregunto así misma-No debo olvidarme que es un animal salvaje, no habituado a las personas continuo, hablándose-Si me acerco y le susurro al oído, tal vez se tranquilicé continuo ella, así que sin pensarlo mas, se acerco mientras le hablaba, cuando sus ojos se cruzaron y los de el le expresaban algo como –Estoy en tus manos, bella doncella, SALVAME una vez que lo tubo sobre sus brazos, como si estuviera acunando un bebe, lo llevo hasta la casa, que mientras caminaba, se preguntabaQue había pasado? Por que se había alejado de la manada? El sueño, habría sido real? Si hubiera sido así muchos cachorritos estarían perdido, eso oprimía el corazón de Lizbeth, pero ya no podía hacer absolutamente nada, lo único que debía hacer era sanar y cuidar a este joven cachorro (para mantener la especie) que luchaba por vivir.Una vez en la casa, Lizbeth enjaulo al cachorrito ( en su vieja jaula en la cual ponían ardillas para trasladarlas mejor) mientras esta tomaba un mantel colocándolo en la mesa del living, ya preparado todo, tomo al cachorrito, inspecciono cada una de sus cortadas ( que supuso de que por la longitud de las mismas, provenían de algún lobo que confundido en la noche lo lastimo) pero no eran graves, simplemente debía desinfectarlas y vendarlas para que estas no tuvieran contacto con las posibles bacterias que podrían estar circulando en el aireYa curado, Lizbeth fue hasta la cocina, tomo un pedaso de ciervo aun sin cocinar y lo corto en pequeño trozos y los puso en un plato hondo, luego en un bowld puso un poco de agua, ya con todo listo inmediatamente volvió a donde estaba el pequeño zorrito, que este al ver lo que Lizbeth traía en brazos se acerco rápidamente, ni bien la comida y el agua estuvieron en el suelo, desesperadamente comenzó a ingerir.....
Continuara....
Hasta que el destino nos encuentre, viajeros del tiempo y del espacio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario