martes, 16 de noviembre de 2010

HOY ESTOY RARO



Como un perro fatigado arrastrando su cola llego hasta su departamento, abrió y ni bien entro camino hasta la cocina mientras se descolgaba la mochila, se sacaba los zapatos. Al llegar hambriento abrió la heladera y tomo lo primero que vio.

Estaba sentado comiendo cuando comenzó a sentir un olor feo, al principio no le dio importancia pero cuando comenzó a ser más intenso se levanto camino hasta la puerta de entrada salió al pasillo y nada, entro nuevamente fue hasta la ventana que daba al frente, abrió y nada, así que como última opción para encontrar la fuente de tan asqueroso aroma
fue hacer tripa-corazón y seguir el rastro, el cual lo condujo hasta el baño.

Busco un poco mas hasta que noto que venía de la rejilla de ventilación, se subió a un banquito para corroborar y cuando asomo la cara, cayó al suelo como un luchador rendido.

Horas después se despertó y como si no hubiera pasado nada, se sentó en el sillón prendió la televisión y vio al imagen al revés, no le dio importancia apago, salió al banco, llevo su mano al bolsillo de allí saco un atado de cigallos y prendió, este se entonces llego su gato que al ver la luna le ladro, se consumió el cigarrillo y lo poco que quedaba lo dejo caer, cuando a los pocos minutos golpearon la puerta, era la policía que lo arrestaban por consumo de drogas, iba en el patrullero cuando vio a su padre vestido de hippie y a su madre de punk.

Ya en la seccional sin dejarlo decir ni mu, lo encerraron en una celda, cuando al cerrar las rejar se dijo así mismo HOY ESTOY RARO.
Hasta que el destino nos encuentre, viajeros del tiempo y del espacio

6 comentarios:

  1. Por diversas causas, no podré visitarte tanto como yo quisiera. aún así, te sigo de cerca... Besos mil!!

    ResponderEliminar
  2. Toda una creación Froidiana y onírica presumo que si debió haberse sentido muy raro un beso Forbidden te quiero ahora más seguido en tu casa

    ResponderEliminar
  3. ¡Vaya, bien raro! menos mal que lo notó.

    Saludos venezolanos, amigo, desde las tierras bronceadas del Zulia te envío un abrazo inmenso.

    ResponderEliminar
  4. Forbidden, me alegro que escribas más extenso, me ha gustado tu relato.
    Un beso violeta,
    Maribel

    ResponderEliminar
  5. Aunque no escriba, te sigo....Y te echo de menos, sigue con tus relatos que nos encantan...UN BESO. Mari Carmen

    ResponderEliminar