viernes, 14 de enero de 2011

CUANDO EL MAR YA NO ESTUVO EN CALMA


Era una mañana de otoño, el capitán Bownie estaba durmiendo cuando una gélida sensación recorrió su cuerpo y lo despertó, se levanto sin pensar y corrió hasta la cubierta.

-Capitan esta usted bien? Pregunto un marinero que estaba zurciendo una de las velas.
-….. el capitán Brownie no emitió sonido, camino por toda la embarcación y al dar cuenta que todo marchaba correctamente y volvió a su camarote, se estaba acostando cuando nuevamente tuvo la misma sensación y esta vez al salir se encontró con una sirena que estaba muerta sobra la cubierta.

Fue en ese entonces que el cielo en un parpadear de ojos se cerro, se puso negro y rompió la tranquilidad del mar.
HASTA QUE EL DESTINO NOS ENCUENTRE, VIAJEROS DEL TIEMPO Y DEL ESPACIO

3 comentarios:

  1. Y es que cuando una sirena muere, algo del mar muere con Ella...
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  2. Solo un beso del capitán puede resucitar a la sirena y abrir de nuevo la oscuridad del firmamento.

    Hasta que el destinonos encuentre.

    ResponderEliminar