lunes, 14 de marzo de 2011

EL ADIOS A UN AMOR DE NIÑO

Al sonar el clasico despertador, se levanto, fue hasta el baño, alli se lavo la cara para terminarse de despertar y volvio hasta el living donde lo esperaba Martita luego de tanto años.

Una vez alli se sento frente a ella, relajo los dedos y como un caballero ingles la trato suavemente, cada movimiento al final sonaba como un disparo en su sien, pero nada salia. No entendia si era el que no se dejaba fluir o era ella que no interpretaba lo que le transmitia, asi que la tomo y la llevo a la habitacion, aguardo unos minutos y volvio a intentar, pero tampoco en la intimidad de la oscuridad logro lo que queria, asi que como tercera y ultima opcion decidio ir al baño, camino cargandola entre sus brazos y una vez alli se metio junto a ella en la bañera, pero nada sucedió.

Fue tal la frustracion que la tomo, camino hasta la puerta de entrada, abrio, la dejo en el pasillo y tras hacerlo fue cerrando la puerta diciendo.

-Cuando fui chico volviste realidad todos mis sueños, que cambio ahora que soy un adulto?

Hasta que el destino nos encuentre, viajeros del tiempo y del espacio.

1 comentario:

  1. No cambió nada, y sin embargo, todo es distinto...
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar