domingo, 20 de noviembre de 2011

VIEJOS Y NUEVOS AMIGOS

Mi trabajo de caminante me llevo a recorrer diversas calles y en uno días ya con mi adminiculo para cazar imágenes, caminaba por la bonaerense localidad de Caseros, cuando en una pared al costado de las vías me cruce con una pequeña dama con rasgos orientales pero de espíritu muy setentista.

Pero al doblar la esquina de esa pared el susto al toparme con Rockstar tratando con melodías siderales dominar la ira de un gran Fénix,

pero yo sumido en la aventura pude tomar grandes fotografías, hasta que lo vi a el, gran rey de la selva mirando al cielo a punto de liberar un gran rugido.

Tiempo después en el que ya no navegaba las calles, cada tarde al pasar con el tren via a esos tres seres desde lejos, cuando una tarde la realidad de la pared empezó a cambiar y yo sumido por la tentación, siempre quise bajar para tan solo plasmarlo antes de que sea tarde.

Pero siempre el cansancio y el deseo de llegar cuanto antes a mi casa, me encadenaban al asiento.

Las vueltas de la vida, son tan inciertas que sin saberlo esta semana al volver a navegar las calles me encontré frente a ellos y les dedico las siguientes palabras.

Pequeño querubín haz caído en tierras temblorosas, descuidadas, sin límites. Por eso descansa en ese lecho rocoso, esperando que el tiempo componga la melodía celestial que dibuje el camino de regreso a tu casa en las estrellas, aprendas el arte de Cupido y puedas sembrar el amor descontaminando corazones.

En la soledad del espacio, espera a su hijo dormido en esa tierra donde todo ya no es como antes y la realidad que se vive es cada vez mas parecida a la ley de sobrevivencia del mar fuerte.

Mujer que esperas dar la vida, deja que la fuerzas celestiales te cuiden envolviéndote entre sus brazos para traer un ser lleno de luz y sabiduría ancestral

ACLARACION: LAS ULTIMAS TRES IMAGENES SON MURALES HECHOS POR NIEVES FRAGA Y MARTIN RON

lunes, 14 de noviembre de 2011

En Septiembre del 2009 comencé a trabajar en una empresa que vende productos bancarios, pero para que el cliente no se tenga que molestar en ir hasta el Banco para firmar los papeles que sean necesarios, envían Gestionadores a su domicilio.

Yo fui uno de ellos durante 19 meses hasta que una tarde me llamaron para entrar a trabajar en la oficina y ser el encargado del sector. Todo pensaron que el pasado viernes el mundo se acabaría o al menos algo fuera de lo normal pasaría, a mi no me paso nada, más que decirme debido a la baja de ventas, la empresa tuvo que hacer un restructuración y que por ende yo debía volver a trabajar en la calle.

Así que al día siguiente, mientras esperaban que abrieran la oficina, ya que no tenía más la llave de la puerta que todas las mañanas abría, escribí lo siguiente:

Sentado acá sobre el frio mármol que mucho tiempo atrás sostuvo mi cuerpo desvanecido en sueño. Siento abrir los ojos y despertarme de un sueño de tranquilidad de cuatro paredes de oficina, pero ya mi lapicera no determinara cuantas monedas uno llevara en sus bolsillos para viajar, mi mano tampoco ejercerá la potencia necesaria para dejar impreso un sello donde uno deje con firma de puño y letra que acepta trabajar hasta esa hora.

Ya no más!!

Porque al cruzar la puerta, me veré del otro lado del mostrador como un espectro de algo que fui y quien sabe en un tiempo volveré a ser, pero hoy me necesitan en libertad supliendo el lugar de otro.

La responsabilidad me llama por eso acepto volver a esperar colectivos que se toman su tiempo en llegar, transitar calles (algunas peligrosas).

En fin, se que hoy VUELVO y no estaré solo por que las mil imágenes y historias por descubrir me están esperando.