lunes, 5 de agosto de 2013

BAILANDO CON EL DIABLO



Estaba almorzando, cuando su teléfono celular sonó, lo tomo y se encontró con un nuevo mensaje, lo abrió y leyó que habían deposito el sueldo.

Así que pago y camino hasta el banco que tenia a cinco cuadras, entro y se puso en la fila de cobro, estaba ahí esperando, hasta que empezó a transpirar y sentir calor, luego una gran ráfaga de frio que al chocar con el calor del cuerpo fue como si hubiera desatado un gran tormenta que lo hizo temblar al punto de hacerlo caer de rodillas dejándolo tendido en el suelo.

Frente a tal escena el policía que custodiaba el banco, corrió hasta el, cuando al agacharse sintió un fuerte golpe en la nariz que lo tumbo, el hombre desmayado se levanto, camino hasta el policía, tomo el arma, camino hasta una de las cajas y apunto al cajero apostado del otro lado del vidrio.

El hombre apuntando permanecía inmóvil, hasta a los pocos minutos cincos policías entraron, lo rodearon y fueron achicando el espacio mientras los apuntaban.

Horas pasó en la comisaria, hasta que lo trasladaron a la cárcel a la espera de un juicio, por agresión a la fuerza pública, intento de robo a mano armada y homicidio.

Durante su estadía tras las rejas, cuando las luces del pabellón se apagaban, sentía una fría voz.

-Ya descenderás a mi tierra y volverás a bailar conmigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario