viernes, 2 de agosto de 2013

CAVAR



Era una noche donde el viento movía las hojas de los arboles, cuando un grito y un fuerte golpe lo despertó, se levanto de la cama camino hasta la puerta de su habitación y al salir de ella, su padre lo vio y le dijo –Entra y duérmete y el pequeño Bastian le pregunto –Por que tienes las manos con sangre? –Entra y duérmete de una vez le grito esta vez su padre.

Pasaron los años y cada mañana Bastian se preguntaba por que su madre se ido de la casa dejando a el y su padre solos.

Hasta que una noche la escena de esa noche se dibujo en su mente, pero esa vez fue distinto, por que al final escucho un susurro que dijo –Buscame, buscame debajo de tus pies.

Tardo unos minutos en interpretar y bajo, salió al jardín, camino hasta el lugar de las herramientas, tomo una pala y empezó a cavar a lo largo, ancho del jardín y ahí, la respuesta.

Volvió hasta su casa, tomo el teléfono y luego de marcar un numero alguien contesto –Morgue judicial buenas noches.

-Natalia, soy Bastian, ya salgo para alla dijo este y salió dejando caer el teléfono, subió a su auto y se fue.

-Ey que te pasa? Le pregunto Natalia cuando lo vio entrar.

-Ya te explicare, ahora necesito un análisis de Adn de este cráneo.

Días después con los resultados en la mano, Bastian le conto toda la historia, sabía que el protocolo no dejaría que sea el quienes arrestara a su padre, así que camino hasta el despacho de un compañero y le dijo 

–Hoy es tu día de suerte, resolviste un caso de hace 15 años sin haber movido un dedo, acá tenes las pruebas.

Horas mas tardes, dos móviles policiales llegaron, golpearon a la puerta y antes de que respondiera su nombre, fue esposado y detenido por homicidio, el móvil se alejaba doblando en la esquina cuando Bastian salió a la vereda a ver por última vez a su padre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario