miércoles, 21 de agosto de 2013

EN MEDIO DE LA VIDA



Había llegado de su trabajo, cuando le pidió a su hermano que se sentara por que tenía algo para contarle, cuando termino este le dio su opinión, la abrazo y le dijo que dejara al tiempo hacer su trabajo y se fue, quedando ahí sola con la mente inmersa en un caos de ideas.

Así que como era costumbre en ella, se fue a dormir para perderse en el mundo de los sueños, estaba profundamente dormida cuando se vio.

Ahí parada en el medio de una avenida con un futuro incierto frente ella y un presente a sus espaldas, caminaba hacia adelante pero las acciones de ese futuro histérico la echaban para atrás, cuando se acercaba a ese presente que con tan inmadurez la tiraba para adelante.

El presente se volvía confuso, no sabía si iba a sobrevivir, porque su mente se perdía en el futuro incierto y se anclaba a una esperanza que se volvía sentimiento en el corazón, luz que no sabe si es ficticia como el neón o real como la del sol.

Pero en ese paisaje gris de edificios en descomposición, algo en ella era certero, que podía ganar o perder, pero la voz de un ser querido le gritaba que lo importante era apostar, aun perdiendo todo y quedando en el medio de la avenida sola.

Con una pasión que logro entre libro durante años, un nuevo comenzar con esa profesión solidaria con quienes dicen ser animales, pero muchas veces terminan siendo los compañeros de los seres humanos.

Pero también era un nuevo comenzar, la excusa perfecta para dejar todo y aventurarse por otros paisajes,  en donde vagar de animales indefensos y pensar en los amigos como en la familia, para cada tanto volver.

No sabía que el sentenciaría el tiempo, pero sí que el corazón es la brújula.

El presente era un joven con había caminado un largo camino, el futuro otro que no termina de expresar sus intensiones.

Estaba perdida entre todas ideas, cuando se despertó empapada en sudor y taquicardia, tomo sus cartas del destino y las tiro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario