miércoles, 14 de agosto de 2013

SEIS DIGITOS



Viajaba en colectivo, cuando al doblar en una calle de forma brusca un señor mayor que se encontraba dormido al no poderse agarrar cayo de cara al suelo, la nariz le sangraba, entonces lo pasajeros le preguntaron si se encontraba bien, a lo que contesto que sí, pero al levantarse, se tambaleo un poco y cayo inconsciente. Ahí automáticamente el conductor freno en una esquina, bajo y camino hasta el único policía de la cuadra le explico lo sucedido y este llamo a la ambulancia.

Tiempo más tarde llego la ambulancia, lo subieron y se lo llevaron, al no haber ningún familiar en el colectivo, una señorita de unos 25 años se ofreció para acompañarlo, al llegar pasaron unas horas y el médico le dijo que estaba todo bien, pero que lo iban a dejar en observación por unos días.

Durante todos esos días ella estuvo al lado del señor a cada momento, pero finalmente llego el momento del alta y al despedirse el señor le pregunto su nombre y apellido de curioso que era.

Habían pasado unos tres días, cuando al llegar del trabajo, llego a la pensión y la dueña la estaba esperando y le dijo que si para al día siguiente no tenía la plata del mes, se tenía que ir, al día siguiente hablo con su jefe y este muy fríamente el dijo que hasta dentro de dos semanas no iba a poder hacer nada.

Desesperada fue al cajero, para sacar lo poco que le quedaba del mes anterior y tras poner la clave, una cifra de seis dígitos la sorprendió, primero pensó que fue un error, segundo saco la plata que necesitaba para pagarle a la dueña de la pensión y pasado unos días como vio que nadie hizo reclamo de ese dinero, fue hasta el banco y les explico, a lo que ellos le respondieron que un señor mayor había sido el depositante, se levanto sin emitir palabra y se fue.

No hay comentarios:

Publicar un comentario