viernes, 27 de septiembre de 2013

ALMA DE DIAMANTE



Era uno de sos días de Julio cuando el frio por la noche es muy intenso Joaquin viajaba en el colectivo de línea 53 luego de asistir a un profesor en la facultad durante dos horas y del cansancio se durmió hasta que al llegar a plaza Flores un fuerte impacto.

Al abrir los ojos vio que habían sufrido un accidente, pero al no entender la secuencia de los hechos, les pregunto a otros pasajeros, los cuales le respondieron que el conductor al esquinar a un motociclista que lo envistió, colisiono contra un auto que venía de la mano contraria, escuchar eso rápidamente bajo del colectivo y corrió hasta el auto prácticamente destruido encontrándose con una mujer joven ensangrentada sobre el tablero.

Saco su celular y llamo a ayuda médica, que al explicarle lo sucedido estuvieron al instante, los paramédicos pidieron que alguien la acompañe a lo que todos dijeron que vaya el ya que se habia encargado desde el principio.

Habían llegado al hospital Piñero, la socorrieron, pero no hubo caso, ya nada se podía hacer, cuando se lo comunicaron a Joaquin el pidio poder verla, a lo que le contestaron que No, que solo los familiares podían, pero al explicarle todo lo sucedido, hicieron una excepción con la condición de que se apresurara.

Al llegar no la encontró sobre la gélida mesa de operaciones, tan solo encontró esparcidos por todo el piso pequeño trozos de cristales.

1 comentario: