lunes, 2 de septiembre de 2013

LANAS SOLIDARIAS



Era una tarde casi primaveral, Valeria tomaba cafe apoyada en la baranda de su balcón mientras miraba a los edificios vecinos, entro dejo todo en la cocina, agarro sus bolsas con agujas, ovillos de la lana y para cambiar de paisaje se fue hasta la plaza

Estaba ahí sentada en un banco tejiendo una colorida bufanda, cuando al caer la noche vio una familia que empezaba a preparar sus cosas para pasar la noche, los miro un rato largo y cuando tomo coraje se les acerco y les pregunto, si cada noche ellos venían a este mismo árbol, a lo que le contestaron que SI y ella les dijo en siete noches volveré para traerles algunas cosas.

Se fue a su casa y comenzó a tejer, solo se tomaba un pequeño recreo para almorzar, cenar y dormir un par de horas hasta que llego la séptima noche y como prometió ella estuvo con sueters, bufanda, gorritos y demás para el próximo invierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario