lunes, 28 de octubre de 2013

AL BAJAR LA MAREA



Elisa cocinaba algo caliente y sustancioso para almorzar, mientras su marido Isamel en el frio exterior cortaba la leña para reavivir el hogar, estaban cada uno en sus quehaceres cuando Isamel escucho el triste sonido de una ballena con lo que salió corriendo y al verlo por la venana, Elisa se puso una gruesa campera y salió tras el.

Llegaron a la playa sur y se encontraron una ballena atascada que con fuerte movimientos trataba de volver al océano, ellos trataron de ayudarla, pero imposible, asi que volvieron al pueblo y se separándose por distintos caminos, golpearon la puerta de cada uno de sus vecino contándoles y pidiéndoles ayuda.

Al terminar la tarde eran una veinte personas ayudando, pero fue en vano, ya sin fuerzas cada uno con el alma acuestas volvió a su casa, solos dos adolescentes se quedaron sentados mirando al gigante mamífero como luchaba por su vida.

El agua de la marea que habia subido los despertó y al abrir los ojos, la ballena ya no estaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario