miércoles, 2 de octubre de 2013

BIENVENIDOS AL TREN

En las horas que todos duermen, por alguna razón invisible Andrés se despertaba y como no podía conciliar el sueño, se vestía, tomaba sus lápices y se iba a dibujar a la estación, mientras miraba como llegaban los trenes y los pasajeros que estos traían.
Estaba sentado ahí cuando la joven dama que estaba sentada junto a él, miro el reloj su reloj y dijo en voz alta -Son las o
nce y media, tres horas esperando y no llega.

-Tal vez le paso algo? dijo Andrés metiéndose en la conversación, sabiendo que le podían responder y vos que te metes.

-Si seguro le paso algo, lo de siempre, dejarme plantada, la semana pasada fue un bar, hoy el tren mañana quien sabrá dijo la joven dama, cuando se escucho un fuerte bocina.

-El último tren del dia se acerca dijo Andrés, se levanto junto con sus cosas, se puso frente a la joven dama y le extendió su mano, ella dulcemente la agarro y se levanto, el tren llego y ambos subieron, se sentaron y hablaron dos estaciones sobre la vida de él y tres estaciones sobre la de ella, bajaron y se perdieron en la sombra de la noche.

1 comentario: