lunes, 14 de octubre de 2013

ESCAPARSE DE LA REALIDAD.



Josefina con tan solo trece año sabía que era muy frágil contra todo lo que pasaba a su alrededor, por eso cuando sonaba el timbre indicando el recreo, se quedaba sola en el aula haciendo la tarea que el profesor haya dado y si este no dejaba ningún deber, se quedaba allí en silencio deambulando en sus pensamientos.

Al llegar a su casa saludaba a su madre quien la recibía con un beso frio y libre de sentimientos, así que almorzaba rápido como quien no comió por días y corría a su habitación, se ponía los auriculares para refugiarse en la tranquilidad de la música clásica llevándola a la mismo campo de siempre donde el único árbol en el que con un pedazo de soga y una caja de frutas construyo una hamaca en la se balancea mientras lee un libro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario