miércoles, 4 de diciembre de 2013

MUCHACHA OJOS DE PAPEL



De niño hacia monigotes con el barro que se juntaba contra el cordón de la vereda, sus padres lo veían tan apasionado con eso, que aun estando en una época donde el arte era mal visto, cada miércoles a la tarde lo llevaban a un taller de esculturas y ya de joven empezó a ir a una escuela de arte hasta que finalmente recibió.

Los años pasaban y en el taller que se había armado en el fondo de su casa, mientras charlaba con los hijos cuando llegaban del colegio o acompañado de mates que le cebaba su mujer cuando llegaba de trabajar en el hospital.

Don Horacio creaba toda escultura que le llegara a la mente o encargo de algún vecino, pero con los años llegan los dolores del cuerpo, de la vida.

Su mujer había muerto y sus hijos grandes con sus familias, pasaban a verlo cada vez que podían, así que tuvieron que internarlo en un hogar para ancianos.

Pero aun estando allí mes a mes gracias a sus hijos seguía leyendo la revista Fierro, ya que era uno sus hábitos que siempre tuvo cuando vivía en su querido Parque Chas, ir al kiosco de revistas, pedirla, llegar a casa, ojearla y después leerla como un hombre desnuda a una mujer.

Tres años pasaron del primer día que llego Don Horacio al hogar, una tarde, tuvo un flash de memoria y pidió una foto de su querida esposa pero cuando era joven, sus hijos se la llevaron y al mes siguiente, uno de sus hijos recibió una llamada

Acudieron al hogar y ahí se encontraron con su madre de joven hecha con retazos de papel de las revistas que le habían llevado al padre.

BASADO EN; MUCHACHA OJOS DE PAPEL de Almendra ( Muchacha ojos de Papel 1977)

No hay comentarios:

Publicar un comentario