lunes, 30 de diciembre de 2013

SIEMPRE PUEDES OLVIDAR


En casas de gente galante y adinerada las señoras se reunían a tomar el té, cuando el reloj marco la hora de salida, camino las veinte cuadras a su casa, al subir los dos pisos por escaleras y llegar a la puerta de su departamento, se encontró con dos valijas, las abrió y vio su ropa, puso la llave en la cerradura, pero esta vez no abrió, sin dar batalla ni pelea, tomo las dos valijas y se fue hasta parque Lezema, se sentó, se llevo las manos hasta la cara y quebró en llantos, un chica que paseaba un lanudo labrador, contemplo la escena en silencio, hasta que el sintió su presencia y con los ojos invito a sentarse, se miraron en silencio hasta que el rompió el silencio –Necesito un abrazo y cuando ella lo hizo, le dijo unas palabras al oído que lo llevaron a olvidarse de todo.

 Muchas veces más el destino lo cruzo con la mujer que había sido su gran amor, pero que un día lo dejo afuera pero él no la reconoció como tal, simplemente la miraba y seguía su camino.

BASADO EN: SIEMPRE PUEDES OLVIDAR de Charly Garcia ( Filosofia barata y zapatos de goma 1990)

No hay comentarios:

Publicar un comentario