viernes, 10 de enero de 2014

JUEGO CON PALABRAS



Sábado por la mañana, Iván ahora que tenía tiempo libre escriba en su notebook, cuando su teléfono celular empezó a vibrar sobre el escritorio, lo tomo y haciendo un movimiento de botones leyó un mensaje de su amiga Verónica que decía lo siguiente 

“Fernanda (su hija) quiere leer el libro que publicaste”

Después de que el orgullo se disipara, fue hasta la biblioteca y entre una gran cantidad de libros gruesos, había uno pequeño de tan solo 30 páginas, pero que era obra de un año y que el próximo invierno cumpliría 4 años, volvió a la habitación, lo apoyo sobre el escritorio y respondió al mensaje.

“Ya lo tengo, el domingo se lo doy a Gisela para que el lunes te lo lleve a la oficina”

Y así fue el lunes al amanecer, las crónicas develadas viajaron en la cartera hasta el auto, tras unos diez minutos de conducir, viajaron en subte hasta el centro de la capital y al subir las escaleras, de la cartera de su novia, viajaron hasta las manos de su amiga, para en la tarde llegar a las manos de la pequeña Fernanda.

Al día siguiente que la pequeña había recibido el libro, debido al corte de luz provocado por una fuerte tormenta, Iván se acostó en la cama de una de sus hermanas, ya que era el único lugar donde llegaba un poco de luz del exterior, pero no habrá pasado más de cinco páginas que se durmió y como su mente nunca se detiene soñó.

Era el parque chacabuco y en un banco él miraba la vida pasar, cuando un joven niña se le acerco 

 –Vos sos Iván, el amigo de mi mama le dijo

–Como sabes eso, tal vez me confundas con alguien? El sin entender le respondió

-Lo sé, porque tu foto en el libro le respondió ella dejándolo mudo por un instante.

-Buena deducción le dijo felicitándola y agrego –Me gustaría proponerte un juego

-Cual? Pregunto  interesándose un poco.

-Cada día o noche, yo le voy a escribir un mensaje a tu mama para que vos me regales una palabra, yo la voy a poner sobre la hoja de un cuaderno como si fuera una semilla y dejare que mi mente la haga germinar.

La pequeña estaba por contestar cuando la luz volvió y con ella el desperto, se sentó,  escribo un cuento en base a lo que había soñado y se lo mando a su amiga, para que en el mundo real pudiera tener la respuesta al juego propuesto.


1 comentario:

  1. Me gustó el relato, me confunde un poco el tiempo en el que está escrito, pareciera que faltan acentos de vez en cuando (o tal vez no, y no lo puedo comprender yo) Bueno, de todas formas es una linda idea. Felicitaciones.

    ResponderEliminar