martes, 28 de enero de 2014

OJOTAS PERDIDAS



Después de un larga jornada de Surf, Nicolai salió del agua con las ultimas energías, tomo su tabla, empezó a caminar en dirección a su casa y en su camino se encontró con un par de ojotas, miro hacia un lado nada, hacia el otro nada, al frente nada y a la espalda nada.
Por lo que concluyo en agarrarlas, una vez en su casa, apoyo la tabla contra la pared, dejo las ojotas sobre la mesa, puso agua calentar y cuando esta empezó a silbar, la puso en el termo, se sentó y mientras tomaba mates, miraba el calzado y pensaba

“Sera esta una cenicienta de la modernidad con rasta y moral, que viaja para surcar las olas”









FOTO PERTENECIENTE A VIRGINIA UCAR

5 comentarios:

  1. Que lindo Ivan, gracias por dejar acompañar tu talento con mis fotos!!

    ResponderEliminar
  2. Cenicienta hubiese dejado una sola...el misterio es más grande porque no hay ni una sola pista..

    ResponderEliminar
  3. hasta las ojotas podrian tener su propio destino o finales felices como los cuentos, bienvenidas sean entonces, felicitaciones me gusto leerlo, saludos.

    ResponderEliminar
  4. Que bueno poder contar historias asi, tan lindas.

    ResponderEliminar
  5. Ahora sólo le queda encontrar un par de bonitos pies que encajen en ellas... y fueron felices.
    Saludos.

    ResponderEliminar