jueves, 13 de febrero de 2014

ROBERT



El trabajaba desde su casa, pero como ya había terminado de revisar los mails y el diseño que tenía que entregar le faltaban tan solo unos detalles, se puso ropa deportiva, agarro su bicicleta, salió a la calle, saludo a el encargado del edificio que estaba barriendo la vereda y se fue pedaleando.
Llevaba un rato largo haciéndolo, cuando habiendo perdido la noción del tiempo y la distancia recorrida, por los autos que venían como desaforrados se dio cuenta que estaba en el centro, así que cuadras mas, cuadras menos, podía pedalear un poco mas hasta el consultorio de una amiga.
Una vez allí, toco el timbre y espero.

-Ey que haces acá le dijo su amiga cuando lo vio al abrir la puerta.

-Nada salí a pedalear y acá estoy para invitarte a almorzar dijo el alegremente.

-Bueno, dame cinco minutos dijo ella y ni un segundo mas ni uno menos, ella estaba abajo.

Caminaron hasta un bar, el hato la bicicleta a un árbol y entraron, se sentaron, se pusieron a hablar, hicieron el pedido, siguieron hablando, se lo trajeron y mientras seguían hablando, el tomo el apetitoso sándwich y cuando le estaba por dar un mordisco escucho

-Quien se atreve a despertarme de mi siesta

Pero fue como si no hubiera escuchado nada y Robert el hombrecillo que duerme sobre los sándwich tuvo que saltar al ver lo inmensos dientes acercándose.




              FOTOS PERTENECIENTE A VIRGINIA UCAR





 


No hay comentarios:

Publicar un comentario