viernes, 14 de febrero de 2014

LA CASA HACIA LA MONTAÑA



El colectivo hacia más de media hora que no venia, las bocinas de autos que no se podían mover los estaban perturbando por que le hacían perder el sentido de la ubicación, cuando sintió un gota impactar contra su piel, miro al cielo despejado, pero otra gota cayo, otra vez despejado, otra gota, hasta que a la cuarta empezó a llover donde él estaba parado.


Queriendose escapar, empezó a correr y entro al primer negocio que vio abierto.


-Que se le ofrece? Pregunto el hombre con mescla entre castellano y chino al final.


-Nada, solo quiero refugiarme de la lluvia dijo el muchacho.


-Qué? a mi no engañarme, cielo despajado, así que fuera aquí dijo el hombre muy mal humorado.


-Bueno señor, disculpe dijo el muchacho, pero al salir no era Buenos Aires lo que veían sus ojos, entendiendo, empezó a caminar y empezar a entender menos que antes, paro a una pareja de caminaba por la calle, pero estos no le entendieron y siguieron su camino.


Al caminar un par de cuadras, se dio cuenta que no estaba en el barrio chino, sino misma CHINA cuando uso las pocas palabras que sabía de ingles.


Tiempo después sin saber cómo volver a la urbe, se fue adentrando en el bosque hasta llegar a la gran muralla y al encontrarla empezó a caminar a su lado, encontrándose al final una casita sobre un monte en el paso el resto de su vida.


FOTO PERTENECIENTE A VIRGINIA UCAR



1 comentario:

  1. ficción pura, lo que puede la mente, edificando imágenes, pensamientos y lugares, en los cuales hemos creído estar. Cosas que siempre se recuerdan. Saludos

    ResponderEliminar