jueves, 27 de febrero de 2014

LA FIESTA CUANDO CAE LA NIEVE

El sol empezaba a esconderse detrás de los arboles, los niños jugaban en el jardín, cuando en un pestañeo de ojos, el cielo empezó a cerrar un poco por el oeste, después hacia el norte hasta cubrirlo por completo, sin miedo alguno los niños siguieron jugando.

Cuando al preparase para saltar a la soga escucharlo el primer trueno y todos salieron a esconderse, algunos debajo de la cama, otros en el placar, uno en la bañera.

-Que pasa niños? Pregunto la madre cuando vio tanto el aboroto.

-Truenos respondió al grano, el que se había escondido en la bañera.

-Si y pronto el cielo tendría lucecitas como una cámara de foto dijo la madre en voz alta, cuando se salieron de sus escondites para sentarse un al lado del otro en la ventana, esperando el espectáculo.

Mira mama, mira como se ilumina dijo una de las niñas y al poco tiempo de eso, empezó a llover y como sabían que no podían jugar afuera con lluvia, jugaron adentro por una horas.

-Niños a que no saben dijo la madre muy misteriosa.

- Que mama? Llego a decir una de los niños, cuando una de las niñas lo interrumpió –Si mama, dilo ya.

-Miren por la ventana dijo la madre, cuando todos corrieron, encontrándose que estaba nevando y agrego –Ya saben cuando suena la campana del carito.

-Si mama, la fiesta empieza dijo el hijo más grande

Y no porque su mama lo haya predicho, sino que ella vivía exactamente lo mismo cuando era niña y nevaba, siempre que aparecía el carito, la gente armaba una fiesta llevando chocolates, malvaviscos para asar en el fuego, pero la mas deliciosos vasos con leche y chocolate en rama.



5 comentarios:

  1. Precioso el relato con los niños decorando la narración. Es enternecedor.
    Ahora me falta saber qué es el carito.
    Siento una gran curiosidad.

    ResponderEliminar
  2. Es un escrito tierno y bonito...

    Un placer.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  3. Bonito relato, me ha recordado mi infancia cuando pasaba un hombre con un carricoche tirado a mano vendiendo golosinas artesanales de la época, como el "arrop i talladetes". Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Pues reconozco que a mí nunca me ha hecho mucha gracia la nieve. Es que de siempre he sido muy friolera. Jajaja. Besotes.

    ResponderEliminar
  5. Un texto delicioso que nos trae el frío...
    Me gustó.

    ResponderEliminar