viernes, 28 de febrero de 2014

POCHOCLOS PARA LA PRINCESA





En el país, la época de los reinados había acabado como cuando un cuento dice fin, pero en una pequeña ciudad, había una pequeña cuadra y donde su abuelo había construido una pequeña casa, donde vive su pequeña nieta, que ahora había crecido y se levantaba para despertar a su pequeña princesa, pero no, porque ella fuera la madre, sino porque de palabra de los vecino, la pequeña Katerine había devuelto la alegría al lugar.

Asi que como era de esperarse, después de una noche muy larga, cuando la pequeña bajo al living se encontró con que la casa estaba toda decorada para ella.

-Feliz cumpleaños hija le dijo su padre que la esperaba al pie de la escalera.

-Gracia papi le respondió la niña dándole un fuerte abrazo

Luego de eso le entregaron una caja y al abrirla saltaron por el aire centenares de pochoclos, dulce que a ella le encantaba.


FOTO PERTENECIENTE A Mechi Lozada 

http://soy-un-mix.blogspot.com.ar/2013/11/cumpleanos-diy.html

5 comentarios:

  1. Por acá las llamamos "palomitas" quizá porque son blancas, ligeras como plumas o porque saltan al hacerse.

    Los niños siempre traen la alegría y la magia de serie, así que cuando el cuento pone fin, ellos siguen inventando e inspirando nuevas historias.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Las palomitas despiertan la alegría de los niños.
    También la nuestra.

    ResponderEliminar
  3. A mí me encantan!!! Aunque, si es salado, mejor. Besotes!!!

    ResponderEliminar

  4. Felicidades a la princesa. Seguro que esa princesa será mejor que la nuestra.
    Ricas las palomitas... cuando no se comen en un cine.

    · Saludos

    · CR · & · LMA ·


    ResponderEliminar
  5. Me encantan las palomitas!. Da igual que sean dulces o saladas.
    Delicado y dulce micro.
    Gracias por traerme de la mano a tu casa. Aquí me quedo.
    Un abrazo desde Pueblo poeta.

    ResponderEliminar