viernes, 21 de febrero de 2014

TELA QUE VISTE AL AMOR



Siendo adolescente estuvo unos años de novia, había crecido y seguía con el mismo joven, ahora al borde de caer en su tercer década, llevaba un anillo y pronto se iba a casar, como es ella meticulosa y estructurada, todos sabían que todo los detalles hasta el mas mínimo estaban listo, pero faltaba algo el vestido y no lo dejo para último momento por qué no fuera importante, todo lo contrario lo había hecho por que ella misma lo crearía y como ya estaba listo para hacerlo, llamo a una amiga para que la acompañe a comprar la tela.

Con la tela viajando una bolsa, fue hasta lo de su abuela, la saludo con dulce beso y siguió camino sin emitir palabra, entro a la habitación, de donde salieron tantos vestidos y ropas diversas y frente a la máquina de coser, puso el pie sobre el pedal y pasó un largo tiempo.

Y el día del casamiento, sintió ser esa princesa que vio en tantos libros.


FOTO PERTENECIENTE A VIRGINIA UCAR

http://planperphecto.blogspot.com.ar/2014/02/el-sastre-don-gulayin.html

16 comentarios:

  1. Simple e intenso como seras realmente vos aunque no te conozco

    ResponderEliminar
  2. Para vestir el amor es preciso que cada uno sea el artífice de su vestido y buscar en nuestro armario interior las preciosas telas para confeccionarlo.

    Un abrazo, Forbidden.

    Agradezco que te pasaras por mi blog.
    No sé si me tienes como seguidora.Lo intenté, pero no me veo.Si me puedes aclarar cuál es mi error...

    ResponderEliminar
  3. Y el vestido salió de la máquina de su abuela... ¡aquellas máquinas!
    Es un relato muy dulce.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Las máquinas de coser, con su pedal, abriendo posibles cuentos a princesas por vestir de cuento de finales con perdices.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Ah, qué bonito y valiente que una dama pueda crear su vestido de novia. Una amiga mía así lo hizo, bueno, ayuda saber a diseño de modas. Yo moriría en el intento,jaja.

    Muy bonito post.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. El amor se puede llegar a vestir de deseo, de caricias, de complicidad, el amor se puede llegar a vestir de profundos sentimientos.

    Gracias por visitar mi blog y darme la mano para llegar hasta el tuyo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Este blog promete lo suyo. Gracias por la visita.
    No hay nada como soñar con tu vestido de novia y después confeccionarlo con las propias manos.
    En casos así la marca de Pronovias no se puede ni comparar.
    Es un relato precioso. No se si viene de las entradas anteriores.

    ResponderEliminar
  8. Son unas crónicas cortitas y deliciosas; esta en particular me llega mucho porque yo le hice su vestido de novia a mi mejor amiga. Me has traído memorias felices. Gracias por pasar por mi blog. Yo por aquí me quedo :)

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  9. Mi abuela tenía una máquina de coser como la de tu relato, me encantan...
    Me gustó mucho, me tendrás por aquí siempre que pueda.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Qué historia más hermosa, vestir el amor y recordarlo cada vez que se ve la máquina ha de ser... como de cuento
    Besos

    ResponderEliminar
  11. ¡Ay! la de cosas que podrían contar las máquinas de coser... ;) Cosiendo telas nuevas, remendando, bordando y sobre todo acompañando con su ruidito rítmico muchos retales de vida.
    Gracias por tu visita :)
    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  12. Me hiciste acordar a mi abuela cuando cosia con una similar a esa y a todos los vestidos que me hizo de niña.
    besos

    ResponderEliminar
  13. Siempre me ha dado mucha envidia la gente que tiene habilidad para coser. Mi prima se hacía muchísima ropa. Veía en la tele un vestido que le gustaba y lo copiaba, la muy asquerosa. Jajaja. Un besote.

    ResponderEliminar
  14. Uff, yo la costura ni me la planteo. No me gusta ni pegar botones, pero admiro a la gente a la que con una tela y una aguja e hilo, hacen maravillas. Muy tierno.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Mi vieja sigue cosiendo, antes cuando era pibe me sentaba debajo, como si fuese un pequeño auto.
    Hoy no entro, pero ella sigue igual, sin mi nafta.
    Saludos

    ResponderEliminar