lunes, 31 de marzo de 2014

EL AGUA QUE NO CORRIO MAS



Cuantos veranos entre primos e hijos de los vecinos, corriendo por la finca de sus abuelos, escondiéndose entre los álamos y sobre todo navegando la acequia con la ruedas del viejo tractor que un día no quise mas arrancar, eran mañanas y tardes mágicas entre la naturaleza, pero no se sabe cuándo, alguien compro un campo cercano y por que tenia poder, impidió que el agua fluyera para otros campos, los arboles dieron batalla y siguieron en pie, pero la acequia ni tuvo la oportunidad de revelarse, un día se fue secando.











FOTO PERTENECIENTE A VICKY FERNANDEZ



5 comentarios:

  1. Yo también se puede decir que he crecído entre acequias y demás paisajes rústicos y la verdad es que es una pena que el paso del tiempo, eso que mal llaman progreso y el hombre, el inconsciente y ambicioso hombre, vaya acabando poco a poco con todo.
    Quizás en el futuro, esté caminando por un mundo aun más asfaltado y frío, en un mundo aun más de pago... y el roce de una hoja al caer, o una nota especial del viento al soplar me lleve- cual madalena de Proust- a ese viejo mundo.
    Espero que no necesite el recuerdo para volver a vivir cuando quiera el placer de lo que siempre fue.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. !Hola,Forbbiden!

    Que tristeza ver como algo tan vivo muere. Que pena que ese sacrificio sea solo por el poder.Que insensatez pensar que si seguimos utilizando a la naturaleza a nuestro antojo esta vivirá para siempre.

    Una preciosa y reflexiva entrada.Muchos besos.

    ResponderEliminar
  3. Ay, qué historia tan triste... Un besote!!!

    ResponderEliminar
  4. Precioso! los veranos siempre son mágicos! :D

    ResponderEliminar