martes, 11 de marzo de 2014

UNA VISITA INESPERADA

10 días quedaban para que terminara el verano, la cuenta regresiva había empezado, pero ella absorbería hasta la última gota de calor radiante, tirada sobre una manta desgastada aunque por los años de su existencia se mantenía bastante bien, primero estuvo de espaldas y ahora boca para arriba, estaba ahí, sola mientras su abuela compraba frutas y verduras en la feria del barrio, lo único que escuchaba era el perro del vecino, el viento moviendo las hojas del árbol y la quietud del merecido descanso, luego de cinco años de intenso trabajo en una escuela rural.
Las hora pasaban y algo empezaba a hacer ruido en su panza, así que se levanto, fue hasta la cocina y observando lo que había en la heladera, improviso y como si fuera un reloj suizo, cuando saco la comida de la sartén, llego su abuela, comieron juntas, luego de ayudurarse mutuamente para dejar ordenada la cocina y cada una fue a hacer algo, a la hora de siempre, puso la pava y cuando salió al jardín para saborear el aroma de Misiones, lo vio, revoloteando sobre el jazmín celeste y por como trataba las flores, se dio cuenta que su padre había venido a saludar.

FOTO PERTENECIENTE A VICKY FERNANDEZ


http://www.traindevie.com.ar/2014/03/20-colibri-hummingbird.html

6 comentarios:

  1. Gracias por inspirarte en mis fotografias! :)
    http://www.traindevie.com.ar/

    ResponderEliminar
  2. Bueno gracias por visitarme ,es algo tarde para mi pero ya me hice seguidora de este blog ...espero seamos buenos amigos.
    un abrazo
    Marina

    ResponderEliminar
  3. Todo el relato respira primavera y serenidad y ese final le da un toque romántico. Un hermosa manera de conjurar la ausencia de un ser querido.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  4. Hay cosas que son una señal... Un besote!!!

    ResponderEliminar
  5. el escribir es un arte como lo es el pintar no todo el que escribe es un artista
    no todo el que pinta es un pintor
    gracias por participar en mi blog

    ResponderEliminar
  6. Forbidden tus historias me gustan por su ternura y su expresión sencilla, como si nada dijeras, pero sé, como el colibrí, encontrar el néctar de tus letras, atraída por el aroma de tus sentimientos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar