lunes, 19 de mayo de 2014

SIESTA ABRAZADOS



Después del almuerzo cada domingo ellos tomados de la mano salían a caminar, para cansar sus cuerpo para al volver dormir una siesta abrazados, sintiendo la tarde de domingo pasar dentro de sus mentes sincronizándolas en un mismo sueño, porque así eran ellos una pareja que siempre lejos o cerca, se conectaban.



FOTO PERTENECIENTE A MECHI LOZADA

3 comentarios:

  1. Me alegro de tu regreso, Forbidden! Y vuelves con un tierno relato de amores sencillos e intensos, ¡Precioso sentir!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. No hay como dormir abrazado al ser amado. Besotes!!!

    ResponderEliminar